Pautas de seguridad alimentaria en la tercera edad

A medida que envejecemos nuestro organismo experimenta cambios y se vuelve más sensible ante las intoxicaciones y a sufrir enfermedades originadas en los alimentos. Además, la recuperación es más lenta. Ahí radica la importancia de seguir unas pautas de seguridad alimentaria en la tercera edad que comentamos a continuación:

Los mayores de 65 años y la seguridad alimentaria

Como decimos, pertenecer al grupo de población de la tercera edad conlleva un mayor riesgo de sufrir intoxicaciones alimentarias por causas como estas:

  • El deterioro mental. Por ejemplo, si hemos guardado sobras de comida, ¿controlamos el tiempo que permanecen refrigeradas? O si se congelan, ¿se indica en una etiqueta la fecha? En muchos casos la memoria y los “despistes” pueden jugar una mala pasada.
  • Enfermedades asociadas (Alzheimer, diabetes o cáncer, por ejemplo), que exigen una mayor dedicación y esfuerzo para controlar la dieta.
  • El empeoramiento del estado físico y pérdida de facultades de nuestros sentidos que disminuyen su agudeza:

Los problemas de visión provocan que no se detecte, por ejemplo, si un utensilio está tan limpio como debería o que las etiquetas (con indicaciones de conservación, instrucciones de cocinado, etc.) no se interpreten correctamente.

Olfato y gusto. A pesar de que existen microorganismos patógenos que no dan la señal de alarma con un mal aspecto, un olor desagradable o un sabor sospechoso, otros sí que lo hacen y la disminución de estos sentidos anula nuestro estado de alerta.

Cambios en el aparato digestivo y otros órganos como los riñones.

Adultos en la tercera edad independientes

Los adultos jubilados que viven en su propia casa hacen la compra y elaboran la comida por sí mismos deben respetar al menos estas pautas básicas de actuación para asegurar la inocuidad de los alimentos:

  • Congelador y frigorífico. Comprobar periódicamente que la temperatura a la que se conservan es la adecuada según el tipo de alimento siguiendo las indicaciones de la etiqueta.
  • No descongelar la comida a temperatura ambiente sino en el frigorífico preferiblemente.
  • Lavar las manos antes de preparar los alimentos, al igual que los utensilios de cocina, las tablas de cortar y las superficies de trabajo como la encimera.
  • No mezclar alimentos crudos con los cocinados para evitar contaminaciones cruzadas.

Residencias para ancianos y seguridad alimentaria

Las empresas responsables del cuidado de nuestros mayores en residencias o centros de día, por ejemplo, deben extremar las precauciones con este colectivo. Algunas de las medidas que deben cumplir son:

  • Formación del personal para manipular los alimentos.
  • Realizar dietas adaptadas a las necesidades nutricionales de cada uno, es decir, platos individualizados. Ejemplo: bajo en sal o en azúcar, sin lactosa, etc.
  • Emplear técnicas de cocinado y conservación de los alimentos adecuadas.

Con nuestro “Programa Lider para Residencias de Mayores” disfrutas de un servicio integral de seguridad alimentaria que puedes pagar en cuotas mensuales y que incluiría, entre otros, formación, auditorías, laboratorio microbiológico físico-químico, tratamiento de desinsectación y desratización y contra la legionella. Por tu tranquilidad y la de todos, ¿hablamos?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

You may use these <abbr title="HyperText Markup Language">HTML</abbr> tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

INDUSTRIA CÁRNICA

* Obligatorio

INDUSTRIA PESQUERA

* Obligatorio

INDUSTRIA LÁCTEA

* Obligatorio

INDUSTRIA HOSTELERA

* Obligatorio

Catálogo General

* Obligatorio

Catálogo de Hoteles

* Obligatorio

Catálogo Industria Alimentaria

* Obligatorio

Catálogo Residencia de Mayores

* Obligatorio

Catálogo Restauración

* Obligatorio

Catálogo Supermercados

* Obligatorio

Ficha técnica


* Obligatorio